domingo, 11 de septiembre de 2011

La importancia de la educación en Rousseau


"El hombre es bueno por naturaleza, la sociedad lo corrompe"

A diferencia de Hobbes, para el que el hombre, en su estado natural, "es un lobo para el hombre", el filósofo ginebrino pensaba que el hombre es bueno por naturaleza y que es la sociedad la que lo pervierte. En este sentido el hombre no nace sino que se hace.
Hobbes y Rousseau son las dos caras, el anverso y el reverso, de la misma moneda humana. El primero justificaría un poder político fuerte que garantizara la seguridad, para defendernos de esa naturaleza perversa de "lobos" y sería el máximo teórico del absolutismo monárquico de su tiempo. En otras palabras, sería el equivalente hoy del pensador político favorable a las dictaduras, donde se prima más el orden que la libertad.
Rousseau, en cambio, mucho más optimista y filántropo, sería más partidario de la libertad del individuo y de una buena educación que garantizaran la felicidad y la consolidación de una sociedad más justa, igualitaria y participativa. Según él, para una comprensión del mundo se debe emplear la reflexión y la educación es la mejor forma de "fabricar" actitudes positivas para hacer frente a los retos continuos del mundo actual. Rousseau es sin duda alguna el padre de la democracia moderna, además de un pedagogo rompedor con los moldes educativos autoritarios de su tiempo. Rousseau era consciente de la importancia de la educación para formar una ciudadanía ilustrada, libre y preparada para asumir responsabilidades.
En los tiempos de crisis que vivimos, con esa tendencia de muchos políticos al ahorro en cuestiones básicas como la sanidad o la educación, se hace necesario más que nunca distinguir entre gasto e inversión. La atención educativa no puede ser entendida como un gasto sino como una inversión, ya que unos ciudadanos bien preparados aportarán en el futuro un beneficio indudable a toda la sociedad. Herido está de muerte un país que pretenda ahorrar en esa dirección. Y apoyan esta idea gente de ideología tan dispar como Patxi López o Emilio Botín.

44 comentarios:

Senovilla dijo...

Difícil está todo, no hay dinero ni para lo más básico, los inútiles gobernantes han tirado con palas de fantasía miles y miles de millones de euros y ahora los entrantes se encuentran con polideportivos y parques inútiles en un pueblo al que no pueden pagar a sus profesores del único colegio publico,

No van a dar marcha atrás, sin dinero no se puede hacer mucho y nos vamos a tener que acostumbrar por desgracia a vivir muchos momentos de decepción ciudadana.

Un abrazo.

Cayetano dijo...

Pues sí, señor Senovilla, tenemos una panda de inútiles gestionando lo que es de todos. Volveremos a la escuela del tío Paco, con el brasero y la clase llena de chicos de todas las edades y el maestro pasando hambre.
Un saludo.

Francisco Espada dijo...

Estoy de acuerdo: la educación es una inversión. No creo que quienes meten la tijera en educación no inviertan en educar a sus hijos, pero a sus hijos, no a toda la ciudadanía. ¿Se me entiende?
Saludos,

La Dame Masquée dijo...

Ah, pues mire qué bien que Emilio Botín apoye la idea. Me imagino que estará dispuesto a desembolsar unos cuantos milloncejos para demostrarlo. Seguramente le sobrará alguno.

Feliz domingo, monsieur

Bisous

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

La educación y la sanidad son dos principios fundamentales, pues la primera otorga la libertad y la segunda la salud necesaria para luchas y seguir adelante. Por desgracia, la educación también puede ser utilizada para "confundir" al alumnado, algo que en muchos colegios se lleva haciendo en los últimos ocho años por lo que se refiere a temas de historia. Se ha pretendido en este tiempo rescribir la historia para dar legitimidad a algunas acciones del gobierno y otras de sus grandes aliados los nacionalistas, aún así no me queda duda de que hay muchos (muchísimos) profesores que se han negado a esa manipulación y han contado las cosas como son...ya hablábamos un día Cayetano de que el estado de las CCAA y los nacionalismos se han convertido en un cáncer para España que habría que cortar por lo sano para que no se extienda la metástasis. El estado, como ha hecho el gobierno de estos últimos 7 años y en especial de los últimos 4, no puede ceder competencias tan básicas como la educación o la sanidad a entes tan pequeños y menos aquellos en los que algunos ciudadanos no gozan de total libertad como son Cataluña y el País Vasco y me refiero con ellos a la imposición del catalán y el vasco en las escuelas, a la reinterpretación de la historia con la connivencia del Gobierno y al desprecio de las familias (mayoritarias por otra parte) castellanoparlantes...la situación Cataluña (y lo sé de buena mano) es casi insostenible, una especie de dictadura en suelo español en la que los que hablan castellano son despreciados como los judíos lo eran en la Alemania Nazi y sin que nadie diga nada por miedo a perder el apoyo nacionalista en el Parlamento...

Un saludo y perdón por la charla

◊ Dissortat ◊ dijo...

Don Cayetano, si conoce usted a monsieur Rousseau, dígale que venga a explicarle a mi hijo la importancia de la educación, y de paso que le ayude a hacer los deberes porque yo me abriré las venas ¡Y solo tiene 7 años!

Un abrazo

Cayetano dijo...

Francisco: se te entiende a las mil maravillas.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Madame: ya sabe que los banqueros disponen de maravilla del dinero ajeno. El suyo lo prestan a elevado interés.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Carolvs: lo de confundir al alumnado depende del profe que dé historia. Cada uno tiene su ideología y puede contar las cosas según las crea. Hay que luchar por ser objetivo siempre. Yo, cuando hablo por ejemplo de nuestra guerra incivil, reparto estopa entre los dos extremos. Ahora bien, tampoco comparto para nada la opinión de esos revisionistas de pacotilla tipo César Vidal, Pío Moa o el "gran" Jiménez Losantos, que barren para casa y no saben lo que significa rigor histórico. Luego está ese nacionalismo excluyente y rancio que maneja los datos, pues eso, como esos "grandes historiadores" que te acabo de citar.
Un saludo.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Desde luego lo que se tendría que hacer es mirar hacía atras, i ver que lo que han conseguido las sociedades modernas, fue gracias a la educación de sus ciudadanos y a la competividad que esa propia educación conllevaba.

Ahora, en mor de recortes en gasto, llevamos a las gentes a una especie de aborregamiento, que solo saldran beneficiadas las clases pudientes, como hace siglos ocurría. ¿Es una involución natural u orquestada?... Cuando lo sepamos ya no tendremos derecho a opinar. Yo estoy con Rousseau.

Feliz domingo.

Cayetano dijo...

Dissortat: si con 7 años ya cuesta convencer a tu hijo para que haga los deberes, prepárate para la pubertad. Jejeje.
Creo que monsieur Rousseau no sabía la que se venía encima con esto de la educación obligatoria para todos. En sus tiempos, solo estudiaban los niños ricos.
Un saludo.

Nando Bonatto dijo...

Estimado Cayetano, sacudirle los textos de Rousseau por la cabeza a la Espe , empezando por El Emilio ,que cierta dirigencia pareciera vivir en la era pre Ilustración

Cayetano dijo...

Lorenzo: así es. Solo la educación pública garantiza el mismo trato a todos los ciudadanos, independientemente de la posición que tengan.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Nando: estos "liberales" que tenemos por aquí nunca han condenado los crímenes del franquismo. Por algo será.
Un saludo.

La Fuensanta y el Antón dijo...

Qué pena que las decisiones políticas no tengan en cuenta la mejora de esta civilización, sino criterios puramente económicos. Y si por lo menos fueran a largo plazo, tendrían en cuenta lo que tú propones (inversión). Son tan a corto plazo, y están tan pendientes de los mercados de turno, que prefieren el pan para hoy y el hambre para mañana. Mal nos va a ir.

Arantza G. dijo...

¿No te parece que con el recorte a la educación se están cargando el futuro convirtiendo a nuestros hijos en sacos de ideas rotas? Creo que a los profesores os están atando las manos y ante la falta de escrúpulos de nuestros gobernantes, muy poco podréis hacer

Cayetano dijo...

Amigos murcianicos: lo que prima siempre es la economía, "la pela es la pela". Y esta España nuestra, si quiere levantar cabeza algún día, deberá dedicar mucho esfuerzo en materia educativa y formativa.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Arantza: tú lo has dicho. Tenemos las manos atadas y poco más de lo que ya hacemos podemos hacer. En mi centro queríamos hacer unos apoyos para alumnos con materias pendientes. Lo tenemos crudo.
Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

Estoy con lo que dice Francisco Espada, seguro que los que quieren "ahorrar" en educación mandan a instituciones excelentes a sus retoños, al fin y al cabo-opinarán-alguien tiene que ser la élite que gobierne a la chusma semianalfabeta que va a resultar de tal ahorro.

Manuel dijo...

Hola Cayetano:

El problema básico: Que la calidad exige mucha inversión...

Y esa inversión significa que algunos recursos que ahora se dilapidan (coches, consejeros, gastos de representación y un larto etc), tendrán que ir hacía una mejor educación.

No estan muy por la labor.

Sin embargo, si producimos mejores profesionales, incluso mejores banqueros (lo digo por botín, quizás se pueda mantener el nivel de vida que intentan seguir teniendo, interpretando la inversión en educación o en sanidad como gasto...

Si te fijas, ellos hablan de gasto (no inversión) educativo, farmacéutico....

Saludos

Cayetano dijo...

Rosa: una vieja historia. Los que les sobra el dinero y acuden a coles privados y a sanidad privada no quieren que los pobres tengan también derecho a esos servicios básicos.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Manuel: has dado en el clavo. Recursos que se dilapidan, como dietas millonarias, viajar en primera clase, consejeros... Pero los políticos de los partidos mayoritarios no quieren saber nada de eso y prefieren recortarnos a otros el sueldo y reducir prestaciones básicas.
Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Los recortes están a la orden del día: recortes en la sanidad, que empiezan con el cierre de las urgencias nocturnas y en los fines de semana en alguna comunidad, y veremos en qué acaban; y ahora en la enseñanza. No se trata de hablar sobre planes de estudios ni orientación de la enseñanza, que ese es otro asunto del que se podrían escribir más páginas aún, sino de la necesidad de seguir formando nuevas generaciones para mejorar el futuro de todos. Ahora racionalizar y gestionar correctamente los recursos siempre me parecerá bien, y no sólo en tiempo de crisis. Y digo esto como una idea, no como un apoyo a nada concreto, ya que no conozco el asunto más allá de lo que leo en la prensa. Un saludo.

Juan dijo...

Pues sí compa, pues sí, la educación de calidad es el futuro de una sociedad. Las sociedades noroccidentales lograron sus revoluciones burguesas gracias a esa educación. Recordemos al padre Fijoó cómo criticaba ya en el siglo XVIII el oscurantismo y el fanatismo. Este país quedó atrasado por el factor de su subdesarrollo acientífico. Recordemos el "muera la inteligencia" de cierto tipo sin ojo, como un pirata que se enfrentó al mismísimo Unamuno.
Saludos.

Nuestro Garito dijo...

Como el tema de la publicación no es el del fondo de las ideas de Hobbes y Rousseau, mejor dejarlo para otro momento.

El conocimiento nos hace libres, y por eso se persigue en las sociedades represivas y en los regímenes autoritarios. Los recortes que está sufriendo la educación, como la sanidad, como otras partidas "sociales" no vienen dados por la situación económica, sino por la ideología rampante actual. Para mantenerse y difundirse necesita el miedo y la ignorancia.

Cuidado con los que dicen defender la educación como Botín. Por que donde tú puedes pensar en educación de todos y para todos, otros piensan en un negocio para enriquecerse y crear por un lado una clase preparada diligente y otra lista para desempeñar los trabajos que enriquezcan a los primeros, eficaz y sumisamente
http://firgoa.usc.es/drupal/node/49545

Saludos, compañero.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

lo malo es que a nuestros gobernantes se les ve más inclinados hacia el adoptrinamiento que hacia la educación...

PACO HIDALGO dijo...

Ya en el siglo XVIII hombres ilustrados como Rousseau incidían en la importancia de la educación como forma de mejorar la naturaleza humana y el entendimiento entre las personas que tendrían que convivir necesariamente en la sociedad; dos siglos después, los políticos de turno no prestan la más minima atención a dichas enseñanzas, y todo para que les cuadren unos números ficticios. Sobran los comentarios. Buena semana, Cayetano, y mejor inicio de curso.

Javier Sanz dijo...

En los tiempos de bonanza económica es más fácil ser "Rousseau", en tiempos de crisis los "Hobbes" acechan por las esquinas.

Un abrazo

Cayetano dijo...

DLT: en todo esto conviene siempre utilizar la cabeza correctamente, racionalizando los recursos, como tú dices, y priorizando las cosas, recortando menos gastos en las cosas más necesarias para todos, como son la sanidad o la educación.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Juan: parece que hay más de uno que se suma a las palabras de ese legionario amiguete de Franco y enemigo de la cultura; porque la cultura nos hace libres y nos iguala.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Nuestro Garito: como digo a Juan -y como muy bien señaláis- la cultura tiende a igualarnos y a hacernos menos manipulables. De ahí que muchos no duden en gastar menos en la gente digamos corriente.
Un saludo.

Cayetano dijo...

José Luis: el adoctrinamiento hace borregos, gente obediente: la educación hace personas libres.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Paco: muchos de los que se dicen liberales no se parecen a Rousseau o a Voltaire ni en el forro del abrigo.
Un saludo.

Cayetano dijo...

Javier: así es. La crisis produce lobos y gente extremista.
Un saludo.

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

Rousseau vivió en el mejor de los mundos posibles, hasta ese momento, en el XVIII ilustrado. Hobbes en un siglo XVII marcado por las guerras en toda Europa y el caos. Prefiero, por supuesto, a Montesquieu antes que a Rousseau.

Saludos.

Cayetano dijo...

Retablo de la vida antigua: cada uno es hijo de su tiempo. Entre los pensadores de la Ilustración yo no sé con quién quedarme. Cada uno aporta su granito de arena a la modernización de la vida política y social de su tiempo.
Un saludo.

CarmenBéjar dijo...

La felicidad no se alcanza con la educación, pues es un concepto éste tan amplio que es difícil de definir. Cada uno es feliz a su manera y con esto se puede incluir el niño que juega en el parque o el asesino que mata por diversión. Así de complejo es el concepto. La diferencia es que la educación nos da la oportunidad de elegir y de pensar, de distinguir el mal del bien, de la mentira y la verdad.
Saludos

Cayetano dijo...

Carmen: un comentario interesante el tuyo que plantea qué es la felicidad. A veces los más cultos y sabios no son los más felices, sí los más libres como tú indicas.
Un saludo.

superdemonio dijo...

A diferencia del luctuoso artículo sobre Jruschev y Stalin, este post sobre Rousseau y la pedagogía me parece digno de ser enmarcado, junto con los comentarios a que ha dado lugar.

Un cordial saludo desde Andalucía,
Rafael Ángel

Cayetano dijo...

Superdemonio: me alegra que te haya gustado la entrada. Al final vamos a tener más cosas en común que diferencias. ¡Viva la enseñanza pública!
Un saludo afectuoso para ti y otro para mis paisanos andaluces ( en la distancia, eso sí)

Alma dijo...

Estoy muy contenta con el cole de mi hijo, sólo que antes lo veía como algo normal, como un derecho y ahora lo veo como un milagro...empiezo a considerar en lo que valen los verdaderos milagros que suponen la escuela pública, la sanidad pública...Ojalá, entre todos, podamos defenderlos.

Un abrazo,Cayetano

Cayetano dijo...

Lo público anda en peligro. Hay que defenderlo.
Un saludo, Alma.

Eduardo de Vicente dijo...

Nunca es un gasto la educación siempre será una inversión, la enseñanza debe ser pública y gratuita, no olvidemos que muchísimos, una gran mayoría, de sueldos mensuales de padres no llegan a los 1000 euros.

Un abrazo.

Cayetano dijo...

Eduardo: y es la única manera de que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades.
Un saludo.