domingo, 14 de septiembre de 2014

Arcadia o Banania

Bandera imaginaria


¿Es conveniente en épocas de crisis plantearse cambios en la forma de estado o en el orden territorial?

¿Hemos aprendido algo de nuestra historia anterior?

Estos tiempos que corren no son los más indicados para cambiar las reglas del juego. 
No es esta la ocasión más sensata para plantearse hacer modificaciones que pongan todo patas arriba ni en la forma de estado ni en el orden territorial, con esos dirigentes, nacionalistas o no, que intentan tapar sus inmundicias envolviéndose en la bandera del oportunismo.
No se va a conseguir mayor estabilidad en el país ni en sus comunidades o regiones, antes al contrario. 
En plena crisis económica, con un desempleo bestial, con un recorte salvaje en las prestaciones sanitarias y educativas, con un descontento enorme por los casos de corrupción y por el fraude fiscal, con el descrédito de muchas de nuestras instituciones, con un bipartidismo autista puesto en tela de juicio, lo que menos conviene en estos momentos es fomentar nuevos focos de malestar, incertidumbre, preocupación y enfrentamiento. 
Lo que hacía falta para que muchos falsos patriotas de pacotilla que se han puesto las botas durante la crisis se coloquen ahora la medallita de defensores a ultranza de España, de Cataluña o de lo que se quiera. No hay que darles ese gusto. 
Algunos inútiles y corruptos que ocupan cargos públicos están deseando que el nacionalismo de aquí o de allá se agudice para arroparse con un escudo en forma de bandera y presumir de patriotas.

Creo además que hay otras  prioridades en este instante. 

Hablo de vivienda, de empleo, de transparencia en la gestión, de bancos que no dan créditos después de ser rescatados con dinero de todos. 
Hablo de solidaridad con los que lo están pasando mal, de justicia verdadera, de decencia política y de honestidad.  

Saquemos alguna enseñanza de nuestra historia pasada. No cometamos los mismos errores. Arreglemos primero la casa por dentro, cada uno su habitación, serenamente, que hay mucho que arreglar.  Y luego ya nos ocuparemos de lo demás, incluso de pintar  la fachada con otros colores.
Arcadia o Banania, qué mas da.
Más decencia y menos banderas.

34 comentarios:

  1. La desmembración de las viejas naciones europeas traerá consigo, si se produce, todo tipo de desastres. Ahí está el siglo XX para darnos las correspondientes lecciones.

    Mis saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra lectura del tema, pero también válida. La desmembración en "reinos de Taifas" trae consigo el surgimiento de nuevos protagonistas en la escena de la historia que se aprovecharán de la decadencia ajena.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ahora mismo, me conformaría con que se cumplieran e hiciesen cumplir la leyes para todos. Una vez que comprobáramos que el país se ha vuelto honrado e impera la ley, tal vez podríamos emprender otros cambios. Pero creo que seguiremos en Banania... hasta nos gusta, me temo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Con lo que se defrauda al fisco, habría para sanidad y educación sin necesidad de recortes. Ya me conformaría yo con una situación normalizada.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Coincido absolutamente contigo. Detesto a quienes no son capaces de establecer ni reconocer prioridades. No se puede, como decimos aquí, "agregar leña al fuego", sinceramente con tanto que tenemos por resolver (alli, aquí y en todos lados). Fíjate, a nuestra Presidente se le ha ocurrido construir un polo tecnológico con el rascacielos más alto de Sudamérica, cuando cada día hay más pobres aquí que no tienen ni que comer ni donde vivir, cuando andamos mendigando para "que nos den una mano" para arreglar los desastres que su gobierno y el de su marido hizo y pagar la deuda externa, cuando hay una inflación anual del 40% !!!!! Y esta incoherente va a construir un polo tecnológico?!! Dios mío. Saludos, Cayetano, que me has hecho acordar y no puedo nombrarla sin que me venga escozor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran madrugadora.
      Como decimos por aquí: en todas partes cuecen habas. El mal es endémico.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo, pero las pasiones son como las mareas vivas. Arrasan.
    Donde manda pasión interesada no hay raciocinio verdadero que valga, solo subterfugios para engañar y engañarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucho miedo la visceralidad desatada imponiéndose al raciocinio.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Magnifico articulo. Cuánto me gustaría que lo leyeran nuestros políticos y que hicieran una reflexión tan acertada como la tuya. Mis felicitaciones cayetano.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos llevan una venda puesta que les permite refugiarse en una realidad paralela.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Bien dicho. No hay más que añadir, pero el problema es que hay muchos que siguen la bandera, sin fijarse en nada más; así olvidan los problemas reales que estamos sufriendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usan la bandera como pañuelo para enjugarse las lágrimas. Un consuelo, una esperanza.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Cayetano:
    Nunca he creído en estos "patriotas" advenedizos y triunfalistas, que solo quieren provecho político para ellos mismos. Nada cambiará siendo uno que 17, sino sumamos para que ese 17 puede ser divergente dentro de su contenido...

    Y si no cumplimos la ley...amenazamos con desobedecerla...Qué alguien me explique???...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romper las reglas del juego puede ser algo peligroso. Y todos, de una manera o de otra, saldremos perdiendo.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Creo que ambas partes pretenden que la ciudadanía desvía su atención de los problemas principales (paro, recortes, corrupción...).
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con lo que planteas. Allá por el 78, dije que el nacionalismo es conformarse con mitad de cuarto cuando se tiene derecho a un kilo. Hoy lo sigo viendo como un contrasentido: mientras la tendencia mundial es de concentración, la dispersión nacionalista está urgida por el egoísmo de los ricos. Soñemos en una Arcadia, en una Atlántida, pero pongamos los pies en el suelo de la sensatez globalizada y globarizadora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente eso es lo que pienso. Hay que quitar fronteras, no poner otras nuevas. Y en un mundo globalizado tiene cada vez menos sentido. Y no es práctico.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Yo la única bandera que sigo es la sábana que cubre el cuerpo de mi mujer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muchos ahora en Cataluña quieren esconder sus porquerías llamando al nacionalismo y a una falsa historia que llevan años metiendo en la cabeza a los catalanes a través del adoctrinamiento en escuelas y universidades. Ese 'España nos roba' que ahora se ha revelado con 'los Pujoles y sus secuaces nos roban', un duro golpe en la cara del 'President' iluminado que está llevando a Cataluña a la fractura social, enfrentando a familias, vecinos y paisanos, sólo para satisfacer sus aires de grandeza.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La jugada de la cúpula nacionalista era doble: por un lado, facilitar la gobernabilidad a los partidos estatales de turno a cambio de ponerse hasta las cejas de comisiones, sin que nadie se metiera con ellos. Y poco a poco ir en casa facilitando el adoctrinamiento de las nuevas generaciones para fabricar una basede independentistas de cara al futuro. Una jugada maestra que hoy se vuelve contra los que la promovieron.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Ay... nu sé. Si cuando empezó toda este rollito (que creo que fue cuando los catalanes se ofendieron, con razón, porque se les negó el derecho a declararse nación contraviniendo a la evidencia y hasta al diccionario) se hubiera permitido hacer una pregunta simple y directa nos habríamos ahorrado muchos disgustos... Me temo que ahora es tarde...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema no está en la gente de a pie sino en sus líderes que se han arropadp siempre con la bandera del nacionalismo para hacer de su capa un sayo y llevarse el gato al agua. No creo en los nacionalismos, es una enfermedad que trajo en el siglo XX dos guerras mundiales. Otra cosa es que el PP con su política miope y haciendo declaraciones fuera de lugar, como la del ministro Wert cuando dijo que había que "españolizar a los niños catalanes", haya creado nacionalistas nuevos por decenas de miles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Pero, ¿no te das cuenta de que es mejor dividir el pastel para que los políticos de allí, usando la ingenuidad de sus paisanos, se repartan para ellos solos el dinero recaudado y no compartirlo con los de aquí?
    En unos tiempos en los que cada vez son más importantes las entidades supranacionales no tiene sentido que nos dividamos en entes cada vez más pequeños.
    El que lo quiera ver de otro modo, mirará para otro lado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo veo yo. En estos tiempos que corren tiene poco sentido querer segregarse, salvo que lo fomenten los líderes políticos para arrimar el ascua a su sardina. Ahora que al señor Mas le ha salido mal la jugada: ya es un cadáver político.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Creo muy digno sentirse parte de un país y una bandera, la que sea.
    Otra cosa son los sinvergüenzas que se envuelven en el trapo sacando la mano para robar, mientras empujan a unos contra otros como maniobra de despiste sin preocuparse de las consecuencias.
    Cada uno es dueño de su identidad y de sus símbolos. Pero ante ladrones y manipuladores, la ley.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la cuestión. Se juega con los sentimientos de la gente con el único objetivo de forrar el bolsillo, poniéndose el cartelito de patriota, aquí y allá.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Me inquiera mucho pensar qué va a ser de todos nosotros. Se avecinan cambios imparables, y no creo que vayan a redundar en beneficio de la mayoría. Hay muchos intereses ocultos (cada vez menos ocultos) muy hábilmente manejados durante décadas, y ahora me temo que ya es tarde para cambiar la perspectiva. Podemos terminar todos peor de lo que estamos.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe. A lo mejor hasta los políticos despiertan cuando se den cuenta de que pierden apoyos para seguir dedicándose a esa labor. Tiempos convulsos desde luego, pero no quiero perder la esperanza. A lo mejor con el tiempo salimos ganando.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. No se puede decir mas claro¡Felicidades
    un saludo

    ResponderEliminar
  17. Si no se aprovecha la oportunidad para desalojar a la casta corrupta del 78, cuando se hayan arreglado muchos problemas, principalmente el económico, esa casta o sus herederos se habrán ya perpetuado. Tendremos otros 35 años de partidocracia y nada se cambiaría. Es un asunto de difícil resolución pero creo que el régimen político español ha caducado, ha dado todo lo que podía y ha expoliado masivamente a nuestros conciudadanos. Justicia ante todo y después nuevo régimen político. Sin eso, perpetuación de la miseria y servilismo hacia quien nos ha hundido en la miseria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se llama regeneración de la buena.
      Un saludo.

      Eliminar