lunes, 7 de enero de 2019

El hueso ya no se lleva


Cuando uno ve alguna película antigua basada en fantasías tipo Julio Verne, por citar un ejemplo archiconocido, le sorprende el diseño de los artilugios, como en el caso del Nautilus, que recuerda mucho la arquitectura orgánica de moda en su día, ese submarino que tiene más de edificio de Gaudí, tan modernista y futurista él, que de sumergible. Uno viaja con el capitán Nemo y cree que está dentro de La Casa Batlló. Para mucha gente de cine de los sesenta el mañana estaría lleno de naves con aspecto de cafetera volante y personajes -de pelo corto y afiladas patillas- con trajes de papel aluminio, digo yo que para conservar el calor, como el pollo al horno, que en Marte hace un frío del copón. 

El diseño del cuerpo humano también está anticuado, es fruto de la mentalidad de otra época, como la terracota, los muros de piedra sin tallar, los ladrillos secados al sol o las techumbres de ramas y cañas entrelazadas. 

Sí, ya sé -me diréis cargados de razón-, que el señor Jahvé hizo su primer hombre hace la tira, pero como la época en la que lo hizo era bárbara y atrasada y lo más moderno entonces eran las vasijas de barro y las casas también de barro, prefirió adelantarse a su tiempo y fabricar nuestra especie a partir de los diseños modernistas, dado que su mente clarividente y omnisciente, podría elegir la época. Faltaría más. 

Pues bien y ya concluyo: el cuerpo humano es decimonónico y está obsoleto. Basta mirar unas láminas de esas de anatomía humana, llenas de huesos y de músculos, que los fisioterapeutas y los traumatólogos tienen en sus consultas, para darte cuenta de que el tiempo no ha pasado en vano, como ocurre con el miriñaque de hace un par de siglos. 

Los huesos son rígidos y se fracturan. Los músculos se adhieren a los huesos mediante tendones que sufren desgarros, inflamaciones y roturas. Así, cuando más tranquilos estamos, nos viene a visitar una legión de dolencias donde no faltan los esguinces, las torceduras, las contracturas musculares, la artrosis, la osteoporosis… 
Si Dios viviera hoy haría el cuerpo humano más maleable y acomodaticio, mucho más flexible ante accidentes y caídas. Se evitarían luxaciones y fracturas, con lo que no se perderían tantas jornadas de trabajo y se paliaría el colapso de los hospitales, así como contribuir a reducir los gastos destinados a sanidad. 

Si la creación del mundo comenzara ahora en pleno siglo XXI, con la proliferación de los nuevos materiales como el poliuretano, el PVC, la fibra de carbono, la silicona, el titanio o el hormigón pretensado, estoy convencido de que el sumo hacedor del mundo -o la propia naturaleza, según la creencia de cada cual- diseñaría a sus criaturas a partir de un concepto innovador donde los nuevos materiales reemplazarían a los viejos.

30 comentarios:

  1. Esta mañana de frío, hielo en otras cotas más altas, me siento barro sin cocción, sin ni siquiera un rayito de sol que me caliente resecando esta humedad que mis huesos rechazan. Viendo el funcionamiento del cuerpo humano (en otros cuerpos, el mío no es más que un ejemplo fallido), creo que es una maquinaria perfecta, pero que como los viejos coches no tienen aire acondicionado. No sigo, Cayetano, todas las ideas se me escapan hacia el frío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El frío, cuando se te mete dentro, te condiciona hasta el pensamiento. Ya pasará. En Sevilla son dos meses. Peor es la humedad.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  2. Todo un ensayo antropológico de primer nivel el que nos deja, sr. Cayetano. Y es que ya venimos de base con demasiados defectos. Y que decir de las cabezas, ayyyy don Jahvé ¡como hizo algunas cabezas!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo: modelo antiguo. Hay que renovarlo.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  3. Si la creación del mundo comenzara ahora, CAYETANO, ya tendría la fecha de caducidad en el código de barras.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes. Obsoloscencia programada. No interesa que los nuevos modelos duran más de 80 años, por la sostenibilidad del sistema de pensiones.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
  4. Tienes razón, el que nos creó lo hizo con materiales de obsolescencia programada, como a una lavadora. A ver si alguien cambia el hardware, que pasando de medio siglo, empieza a tener fallos (si no antes). Y respecto al software, si nos creó usándose el de modelo, ¿por qué hay cada vez mas estúpidos y gente de demás ralea? Porque la maldad se elige, pero "la tontuna te viene de la cuna" (toma ripio). ¿Será esto a su imagen y semejanza? Pues vaya ejemplo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Materiales baratos. No interesaba al creador hacernos bien no sea que le disputáramos el poder.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Como creo que alguien ya ha comentado, tenemos fecha de caducidad, aunque estiramos la duración todo lo que podemos aunque a costa de artrosis, reúmas, colesteroles... Yo creo que esto no se arregla ni con titanio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nadie le interesa que duremos demasiado.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  6. Lo que pasa Cayetano es que con el uso...todo se estropicia...por eso hay quienes no usa el cerebro...y lo tienen todo nuevecito, como salido de agencia...

    Me ha gustado mucho Cayetano. Lo enviaré por el whatsapp de mis compañeros de universidad, que en días atrás hablamos de la caducidad del organismo...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que ir sustituyendo lo dañado por prótesis hasta que nos parezcamos a Robocop. Lo malo es, como tú dices, el asunto del cerebro. Eso tiene peor solución.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Sí, parece que está obsoleta la anatomía humana, las formas arquitectónicas de hoy son anticuada, los materiales de antes ya no cumplen las solicitaciones mecánicas que hoy exigimos, están viejunos los aparatos y los intrumentos que usamos, todo parece obsoleto, pero hay cosas que permanecen inalteradas: la mala educación de los niños, la envidia del vecino, la vanidad de los compañeros, los gritos de los energúmenos, el ruido espantoso de los bares, la falta de higiene de los servicios de los restaurantes, la verborrea de los mandamases...
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me temo que, para eso que dices, no hay prótesis que valga.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  8. La composición del cuerpo humano, es una claro ejemplo de lo que se ha dado en llamar "obsolescencia programada"

    ¡¡ Vamos, que somos como una impresora diseñada para un numero limitado de copias !!.

    Pero por otra parte, ¿ quien co.. quiere ser inmortal ?. Solo de pensar en que habría de soportar eternamente a esta birria de políticos, me da una pereza infinita, por no hablar tambien de la familia.

    ¡¡ Puajjjj !!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier día vamos a coger un avión y no pasamos de la zona de control por los pitidos.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  9. Pero también hay que tener en cuenta que los artilugios de hoy en día son de usar y tirar y con obsolescencia programada. O sea, que quizá estamos hasta peor que hace unos años, cuando los trabajos y los objetos eran para toda la vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que nos rompemos algo nos enchufan una prótesis de titanio o similar. Lo malo es que con toda la picaresca que hay nos pueden meter cualquier cosa.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  10. Todo ha quedado dicho.
    De acuerdo con Manuel.
    Lo llamo fragilizacion de los organismos......por eso mi última mudanza va tan lenta, ya no soy la de antes y no deseo romperme porque la recuperación, si la hubiera, sería penosa.
    Me alegra tu vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener cuidado con las mudanzas. Riesgo de esguinces, luxaciones y pinzamientos indeseados. Las dos últimas mías (espero no tener ninguna más) me la hizo la misma empresa de mudanzas. No se pasaron con el precio, lo hicieron limpio y rápido y no me rompieron nada. Va en mi salud.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
    2. De cual se trata? Porque voy a necesitar una para los muebles que no quepan en el coche. El resto lo voy haciendo poquito a poco pues la nueva ubicación está a 5 minutos y el piso es mío que me lo ha dejado el inquilino de “aquella manera”, además tengo que vender el duplex donde estoy por motivos obvios de simple y llana supervivencia.

      Eliminar
    3. Mudanzas Corona, operan por la zona de Madrid. Que salga todo bien porque esto de los cambios es una lata.
      Un saludo, Emejota, y mucho ánimo.

      Eliminar
  11. Leí ayer tu texto y desde entonces tengo un repelús que no se me va.
    Me vino a la memoria el 600 rojo que tuve hasta el año 2000, el coche tenía 30 años y aún llevaba la batería de origen.
    Al estrenar el nuevo y comentar con el vendedor que, con un poco de suerte tampoco tendría que cambiar ésta, me dijo que de eso nada, porque ahora estaban programadas para durar muy poco.

    Y me pregunto, ¿si cambiaran nuestros materiales de origen también irían con fecha de caducidad, como un yogurt cualquiera? Me has dado el día, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros materiales de origen no sé, pero las prótesis... aquí hay mucha tela que cortar y mucho vivales.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  12. Hola Cayetano, parece que el hombre del futuro ya está de camino, los robots están a punto de nacer,solo es cuestión de esperar unos añitos. Lo que pase entonces con el ser humano es algo que está por saber.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El futuro ya está aquí. Las consecuencias se verán más tarde. Quién sabe.
      Saludos, Puri.

      Eliminar
  13. me ha gustado leerte y leer los comentarios de amigos
    siempre muchacho es un placer venir a estar contigo

    ResponderEliminar
  14. Lo que sí sé es que, y no hay más que oír las noticias que se dan de vez en cuando, hay prótesis y artilugios reparadores que más parecen condenas para quien se las pone.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con suerte si en el aeropuerto no salta el detector de metales y encima te cachean.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar